Tratamiento gingival: ¿Cuál es el tratamiento para la gingivitis?

7 de cada 10 personas desarrollan gingivitis en algún momento de sus vidas, la cual puede progresar sin ningún tipo de dolor hasta que de verdad se convierte en un problema real

Dentro de las enfermedades dentales que producen muchas molestias, sin duda la gingivitis es una de las más comunes. Molestias y enfermedad reversibles sí, pero que si no se tratan al debido tiempo pueden deparar en una más grave: la periodontitis.

En el artículo de hoy vamos a ver precisamente qué es la gingivitis, qué molestias concretas causa, cómo puedes detectarla, prevenirla y, lo más importante de todo, cuáles son los mejores tratamientos para ponerle solución.

Así siempre podrás estar informado de cuándo debes acudir a tu clínica dental en Moralzarzal de confianza para que te echemos una mano.  

 

¿Qué es la gingivitis y cómo se cura?

La famosa gingivitis no es sino una inflamación de las encías causado por las bacterias que conforman la placa bacteriana y el sarro que se deposita entre diente y encía (es decir, la base de las piezas dentales) provocando inflamación y sangrado en las encías del paciente

Como decíamos, inflamación y sangrado son las principales molestias asociadas a la gingivitis. Sin embargo, no son las únicas: en algunas ocasiones este sarro puede a su vez producir mal olor y sabor de boca.

Todas estas molestias son reversibles mediante un tratamiento adecuado que posibilite la eliminación de dicha placa bacteriana y sarro mediante ultrasonidos y curetas. Con todo, se ha de actuar cuanto antes para evitar que la gingivitis no derive en periodontitis.

La periodontitis es una grave infección de las encías que procede de la misma placa bacteriana y sarro que causa la gingivitis. Con todo, esta enfermedad afecta también al tejido blando y, a la larga, acabar con el hueso que sostiene los dientes.

 

¿Cuáles son las causas de la gingivitis? ¿Qué aumenta el riesgo de desarrollarla y cuáles son sus síntomas?

Como comentábamos en el punto anterior, el origen de todo es la placa bacteriana: esta se adhiere al borde de las encías. Si no se elimina mediante una correcta higiene bucodental, esta placa se endurecerá y formará el sarro. 

La existencia de este sarro facilita la infección bacteriana y, por lo tanto, la inflamación de las encías. Puede que en estas primeras etapas no sientas todavía ningún dolor, pero ya verás tus encías enrojecidas, aumentará la sensibilidad de las mismas, provocará un mal aliento persistente y puede que incluso sientas un cambio en la mordida.

Claros síntomas de que debes acudir a tu clínica dental antes de que esta pueda evolucionar en periodontitis y, por lo tanto, la posible pérdida de una o varias piezas dentales. 

Si bien es cierto que también existen ciertos hábitos o situaciones que pueden favorecer su aparición:

  • Fumar.
  • Puentes dentales que no encajan correctamente, dificultando el cepillado de estos y posibilitando la acumulación de placa bacteriana.
  • Determinados medicamentos; como fenitoína, ciclosporina o nifedipino.

 

¿Cuál es el mejor tratamiento para la gingivitis?

El tratamiento de la gingivitis contempla diversos pasos:

  • Periodontograma: antes de nada siempre es necesario realizar un correcto diagnóstico de la situación. Un diagnóstico que también nos ayudará a monitorizar el avance de los resultados en futuras consultas.  
  • Limpieza con ultrasonidos: gracias al mapa de las encías obtenido mediante el periodontograma anterior, procederemos a limpiar la placa bacteriana y sarro mediante ultrasonidos y curetajes manuales. Un proceso totalmente indoloro del cual no tienes que preocuparte. 
  • Cultivo bacteriano: mediante un control microscópico analizaremos si tienes bacterias anaerobias, las cuales ocasionan inflamación en las encías y el desgaste del tejido óseo. En caso de detectarlas, procederemos a eliminarlas para que tu boca cuente con una flora oral sana.
  • Cirugías periodontales: solo en los casos de periodontitis más severos, procederemos a realizar una cirugía que permita la regeneración ósea de tus piezas dentales. 

 

¿Puedo tratarme la gingivitis en casa?

El único método efectivo y casero es la prevención: una correcta higiene bucodental (más adelante te daremos consejos en este sentido) mantendrá a raya la placa bacteriana y el sarro

 

¿Cómo se cura la recesión gingival?

La recesión gingival es el proceso por el cual se retraen las encías con respecto a la corona del diente

¿Pero por qué esto es importante de cara a la gingivitis? Pues porque esa retracción expone partes del diente donde es muy fácil que se introduzcan restos de comida y, a su vez, faciliten la formación de placa bacteriana. 

Para evitarlo, siempre es recomendable reducir la dureza de las cerdas del cepillo de dientes, cepillarse con mayor delicadeza (incorporando ambas medidas evitamos así que la recesión gingival siga avanzando) y, finalmente, someterse a un tratamiento de injerto de encías

 

¿Qué medidas preventivas de la gingivitis puedo incorporar en mi día a día?

La gingivitis puede ser prevenida con una correcta higiene bucodental. Una higiene para la cual te recomendamos implementar las siguientes prácticas diarias: 

  • Emplea un cepillo de cerdas suaves y cepíllate después de cada comida. Cambia de cepillo cada 3-4 meses. 
  • En este sentido, un cepillo de dientes eléctrico te será más útil para eliminar la placa y el sarro que se forme.
  • Usa hilo dental (al menos una vez al día) para paliar la acumulación de comida.
  • También te recomendamos utilizar enjuague bucal, ya que es muy efectivo para reducir la placa.
  • Evita fumar.
  • Realiza una revisión periódica en la clínica dental. ¿Cada cuánto? Cada paciente requiere de un cronograma distinto, así que te recomendamos venir a consulta para que podamos aconsejarte un calendario personalizado en función de tus necesidades. 

 

Esperamos haberte sido de ayuda resolviendo tus principales dudas en torno a la gingivitis. Con todo, si tienes alguna otra consulta (relacionada con esta o con otra de las especialidades que tratamos en nuestra clínica de Moralzarzal) aquí nos tienes siempre disponibles.

Estaremos encantados de ayudarte y proteger tu salud bucodental. 

Implantes dentales

¿Qué son los implantes dentales? 

Los implantes dentales no son sino la sustitución de la raíz de un diente perdido (o de varios de ellos si se diera el caso). Para ello se coloca una estructura de titanio similar a la de un tornillo en el hueso de la mandíbula (los llamados maxilares) la cual sustituye la raíz del diente.  Sobre él se asienta una nueva pieza dental, de tal forma que no se note intervención alguna.

¿El resultado? Una sonrisa perfecta.

(Imagen ilustrativa)

Con ese objetivo en mente es muy importante la calidad de los materiales empleados. ¿Cuál es entonces el mejor material para implantes dentales? 

En Clínica Montás hacemos uso de implantes dentales de titanio tratados especialmente para que la fusión entre implante y hueso sea lo más satisfactoria posible. 

Es muy importante que tengas en consideración este aspecto, pues es el que permitirá que a la larga no se presente ningún riesgo de rechazo. 

 

¿Cuáles son las ventajas de los implantes dentales?

No nos andemos por las ramas; vayamos directos al grano:

  • Son duraderos y permanentes. ¿Estás buscando una solución fija? Entonces ésta ha de ser tu opción.
  • No interfieren para nada en tu rutina diaria. Masticar, hablar, sonreír… No notarás diferencia alguna.
  • Es una opción segura. Existe una tasa de éxito del 98% en implantes de alta gama. ¿Y adivina qué? Los nuestros lo son. 
  • El resto de tus dientes no sufrirán daño alguno. Exacto, el resto de tus piezas dentales permanecerán intactas a diferencia de lo que ocurre con otras intervenciones.
  • Permiten mantener una buena higiene bucal. Tu rutina diaria de cepillado no cambiará para nada.
  • Tu opción más rentable a largo plazo. Recuerda: es una opción permanente y duradera. 

 

¿Qué tipos de implantes dentales existen? 

Muchos y variados. Todo depende de cada situación bucal personal, así como de los materiales usados (perdona que nos repitamos, pero queremos dejar clara la importancia de la calidad de los mismos). En Clínica Montás te ofrecemos las siguientes opciones: 

Prótesis parcial fija sobre implante (Imagen ilustrativa) 

Si es necesario reponer varias piezas dentales al mismo tiempo, no es necesario colocar un implante por cada pieza ausente. Si hay que reponer, por ejemplo, tres piezas se colocarían dos implantes sobre los que se apoyarían tres coronas. 

 

Prótesis fija completa sobre implante (Imagen ilustrativa)

Es la solución para cuando no tenemos ninguna pieza dental. Podemos rehabilitar toda la arcada dental mediante una prótesis fija atornillada que le devuelva al paciente la seguridad, confort y estética. El número de implantes a colocar depende mucho del caso y del hueso remanente (incluso pueden llevarse a cabo estos implantes dentales sin hueso alguno). Son estructuras fijas que asegurarán tu confort y estética. 

Como te habíamos comentado: el objetivo es conseguir una sonrisa perfecta, y para ello empleamos materiales que se asemejan lo máximo posible al esmalte natural.

 

Prótesis removible sobre implante (Imagen ilustrativa).

Esta solución se utiliza también cuando no tenemos ninguna pieza dental. Como verás, su aspecto es similar al de prótesis convencionales. Con todo, cuentan con una sujeción de más del 300% con respecto a éstas. Son muy cómodas, más económicas, muy higiénicas y, estéticamente, muy naturales.

 

Injerto de hueso autólogo (Imagen ilustrativa)

Mediante este tratamiento, emplearemos parte del tejido óseo de otra de tus piezas dentales. El objetivo es reconstruir tu anatomía dental de la forma menos intrusiva posible: al ser tu propio tejido óseo, con este tipo de injertos se reducen al mínimo cualquier posible rechazo por parte de la zona receptora.

 

¿Cómo se ponen los implantes dentales? 

Lo primero de todo: se ha de hacer un meticuloso estudio personalizado. Como comentábamos antes cada caso es único, y el tuyo no será ninguna excepción. 

¿Que cuántos implantes dentales necesitas? De nuevo depende de cada situación bucal. Precisamente el estudio mediante radiografías panorámicas, TAC, escáneres digitales, etc. nos permitirá averiguarlo. Así nos aseguraremos de conseguir la sonrisa perfecta que buscas.

Pero seguro te estás preguntando: ¿cómo se hacen los implantes dentales? Una vez conocemos a fondo tu anatomía bucal te ofreceremos una técnica mínimamente invasiva. Una técnica que es posible en el 90% de los casos.

¿Duele poner implantes dentales? Para nada, no tienes de qué preocuparte. ¿La razón? Emplearemos una anestesia local (la misma que se suele usar en el caso de un empaste, por ejemplo) o sedación consciente para que no sientas en absoluto ninguna molestia.

No sólo eso; sino que además el tiempo de recuperación tras poner los implantes dentales es muy reducido. La técnica que empleamos te permitirá seguir con tu día a día a las pocas horas del tratamiento. Podrás masticar, cepillarte los dientes y demás sin problema alguno. 

Incluso en algunos casos puedes salir directamente de nuestra clínica Clínica Montás en con la prótesis ya terminada.  

Esperamos que esta sección te haya sido de gran ayuda para resolver todas tus dudas acerca de la implantología. Un tratamiento seguro y duradero que te ayudará a presumir de sonrisa. Ahora bien, si tienes alguna otra pregunta en el tintero aquí nos tienes para hacérnosla llegar: entra en nuestra sección de Contacto y llámanos o escríbenos.

Encantados estaremos de dar respuesta a todas tus dudas y de guiarte en este y otros procesos. Tu salud dental es lo mínimo que merece. 


© 2023 Clínica Montas S.L.